rastros de lo profundo, el segundo poema de de polvo y viento

 
 

The world is full of magic things, patiently waiting for our senses to grow sharper.
— W.B. Yeats


la magia sí existe. no se llama abracadabra ni harry potter ni world of warcraft. se llama naturaleza, océano, viento, vida, inspiración y todas aquellas palabras, cosas y situaciones cuyo poder hechizante nunca pierde su efecto.

el ser humano puede ver, oler, pensar y sentir la naturaleza un millón de veces y aún así esta nunca va a perder el poder de hacernos sentir algo fuera de lo rutinario, por más leve que sea esa sensación. eso es magia, un sentir extraordinario.

la magia de nuestro mundo se identifica no por lo que es si no por lo que hace: transportarnos a un lugar donde podemos pensar, sentir y crear experiencias extraordinarias.

De Polvo y Viento habita en lo mágico y como resultado, crea lo extraordinario (vean el video abajo de Maria Fernanda derritiendo metal). sus piezas, más que sólo joyas, son como cuando uno juega Skyrim (o Mario Cart) y va explorando las ruinas de un templo super antiguo y arquitectónicamente sublime y se encuentra un baúl de madera enorme (o se encuentra uno de esos cuadritos flotando en media pista con poderes sorpresa) y adentro hay un objeto que brilla y cuando lo ve de cerca descubre que es una corona de oro con piedras preciosas de colores nunca antes vistos y si usted se pone la corona adquiere poderes súper mágicos (o pega la famosa estrellita amarilla y todo es arco iris y velocidad y destreza). 

si usted no ha jugado ni Skryim ni Mario Cart, este sábado 7 de octubre puede ver a lo que me refiero en vivo y a todo color. si usted ha jugado Skyrim y/o Mario Cart entonces este sábado 7 de octubre puede apagar su consola y conocer otros tipos de magia en la exposición de la segunda colección de De Polvo y Viento: Rastros de lo profundo

la magia es singular e impredecible. igualmente De Polvo y Viento. Hace 6 años unas hermanas gemelas llamadas Ana Maria y Maria Fernanda Gavilán estaban por graduarse de diseño del espacio interno cuando encontraron la joyería y quedaron hechizadas. fue tal el efecto que optaron por dejar sus estudios para poder llevar un curso intensivo de joyería por año y medio y ver qué saldría de ahí. lo que salió fue De Polvo y Viento y Espíritu de la tierra, su primera colección. 

Espiritu de la tierra es la culminación de muchas, muchas horas de exploración en las cuales estas hermanas lograron desarrollar un idioma único que le permitiría a De Polvo y Viento escribir su propia poesía. su primer poema, Espíritu de la tierra, es una oda a la vida, la muerte y lo que siempre permanece de una forma u otra: el espíritu

Espíritu de la tierra, De Polvo y Viento. Foto:    Agustín Fallas

Espíritu de la tierra, De Polvo y Viento. Foto: Agustín Fallas

este sábado, 4 años después, tendremos la oportunidad de conocer su segundo poema: Rastros de lo Profundo. esta vez, De Polvo y Viento encontró inspiración en la insaciable curiosidad con la que hace más de 80 años, Jean Painlevé, un fotógrafo, biólogo y cineasta francés, investigó y capturó los misterios del mar. 

Painlevé fue un fiel creyente en la realidad como inspiración y fuente de arte y surrealismo. para él, la naturaleza ya es la mejor fuente de cinematografía. no se requiere más que los sentidos e imaginación del cineasta para reproducir los infinitos momentos de surrealismo que abundan en el mundo natural. esta intersección de realidad, percepción e imaginación es la que explora De Polvo y Viento para esta segunda colección de joyas, arte y poesía. 

De Polvo y Viento. Imagen: Jain Painlevé

De Polvo y Viento. Imagen: Jain Painlevé

Rastros de lo profundo, De Polvo y Viento. foto:    Naza Quiros   ,    Diego Ruiz

Rastros de lo profundo, De Polvo y Viento. foto: Naza Quiros, Diego Ruiz

la intención aquí no es revelar lo que se viene en Rastros de lo profundo, si no más bien ilustrar un poco de lo que las piezas de De Polvo y Viento conllevan y generan. para mí, De Polvo y Viento es magia pura, lo supe desde que conocí su primera colección y no lo he dejado de sentir.

en este proceso de conocer un poco más la historia de De Polvo y Viento, lo que más he llegado a apreciar es que Ana Maria y Maria Fernanda no se complican. su trabajo es complejo, sí, y arduo y pesado, porque crear joyas no es cosa sencilla. pero lo que persiguen es sencillo y universal: curiosidad, descubrimiento, magia. el trabajo de estas dos mujeres me recuerda que no hay que irse muy lejos para volar y crear. la magia de lo extraordinario nos rodea siempre, hasta cuando estamos pegados al celular. 

Ana Maria y Maria Fernanda Gavilán, De Polvo y Viento. Foto:    Leo Carvajal

Ana Maria y Maria Fernanda Gavilán, De Polvo y Viento. Foto: Leo Carvajal


+ info

Evento: Rastros de lo profundo    

Facebook: De Polvo y Viento  

Instagram: @depolvoyviento 

Casa 13'30: BARRIO ESCALANTE, del Fresh Market 100m oeste y 25m norte, av 11 calle 31