milla uno

costa.jpg

(imágenes Y TEXTOS cortesía de Costa WORLWIDE)

 
costa.png

Milla Uno es el punto de llegada de una investigación sobre el caribe, su origen y el paisaje nocturno de la selva; sobre la sombra húmeda y la energía que puede despertar; sobre el contacto con los demás, el miedo y la curiosidad a la oscuridad.

 
 
 
 

Milla Uno es también un homenaje al ritual, a tener fé y a practicarla; a ceder en nuestra condición humana, abrir canales para comunicarnos con lo que se escapa a nuestra razón, experimentar la esperanza.

 
costa.png
 
 
costa.jpg
 
 

durante el siglo XX en costa rica se dio el desarrollo, auge y dispersión de una religión propia con raíces africanas y jamaiquinas llamada pocomía, la cual comparte muchos aspectos con la cosmogonía de las religiones de áfrica occidental, principalmente el vodun (vudú). la pocomía fue reprimida por el gobierno costarricense y las personas que estaban involucradas en su práctica fueron exiliadas, encarceladas, perseguidas por la policía…hasta que el culto llega a desaparecer.

 
 
 

conocer otras vetas de la historia que van quedando enterradas.

 
 
costa.jpg
 
 

“era el año 1944 o 1945. ellos ponían muchas candelas en el suelo y una manta blanca. en la manta ponían candelas y frutas y comida. se vestían de blanco y usaban un pañuelo blanco en la cabeza, cantaban y hacían un sonido como hacen los chanchos. el que mandaba era un hombre, era jamaiquino y se llamaba davis, había mujeres y a una le llamaban “madda”. mi mamá no quería que yo fuera porque decían que mataban chiquitos y que eso era del diablo. lo que le puedo decir es que ellos daban de comer, yo estaba pequeña y a veces tenía hambre y ellos me daban comida”.

thelma griffiths, ama de casa.

 
 
 

 
unnamed-4.png
 
 
 

MILLA UNO

 
 

“el lugar donde se reunían los pocomías era “milla uno”. siendo niña visité el lugar a pesar que mi madre me lo había prohibido. llegué al lugar en horas de la noche, ellos se ponían algo en la frente, era como un aceite pero yo no dejé que me lo pusieran. todos bailaban y emitían un sonido gutural, como bramando. si usted no entiende su pensamiento podría confundir lo que hacen con la brujería. no vi ningún tipo de ritual de sangre, pero los pocomías creen en “pagarle a la tierra”. lo único que no me gusta de ellos es cuando se desmayan, pero, tienen una coreografía muy bonita cuando bailan y cantan, eso sí me gustó”.

joyce sawyer, educadora pensionada

 
 
 
costa.png
 
 
 

limón es un país adherido a otro país. en la zona ha existido mucha diversidad étnica y cultural, pero se ha desarrollado de manera muy aislada a nivel humano y natural. hasta existen muchas especies endémicas, como la bothriechis supraciliaris, que es una bocaracá única en el mundo.

la población que comenzó a poblar limón venía de áfrica occidental, de países como benín, ghana, togo, guinea, costa de marfil. ellos trajeron una tradición y cosmogonía propia y distinta a la que los europeos estaban imponiendo en américa.

 
 
 

en su momento los periódicos nacionales abarcan el tema de forma muy prejuiciosa, utilizando títulos como "los sacerdotes del diabólico culto de la cocomía, invaden la zona del atlántico". títulos sin fundamento alguno, era legítimo prejuicio religioso.

cuando el gobierno reprime la pocomía, la mayoría de las personas de estos cultos se unen a templos bautistas y a diferentes expresiones evangélicas que también venían con mucha influencia de new orleans y jamaica. a este grupo de gente que venía de la pocomía y se pasaron a ser evangélicos les pusieron “los panderetas”.

 

yo fui a limón centro, estuve por ahí hablando con la gente y nadie sabe nada. fui a la casa de la cultura, nada. nadie sabía dónde estaba milla uno, nadie sabía qué era pocomía, nadie sabía nada.  información académica obviamente hay, pero yo quería ver qué tan permeado estaba esta historia en la gente.

aunque la pocomía se extinguió, en bocas del toro sobrevive una religión similar llamada jumpy jumpy. esto solo pasa porque el gobierno de panamá estaba centrado en la ciudad de panamá, entonces no les importaba mucho bocas del toro y lo qué estuviera pasando ahí, porque además no era un punto comercial ni un puerto importante.

 
 
 
 
 
 
costa.png
 
 
 
costa.png
 

 
 
 
 

“cantaban en inglés, formados en rueda, una canción salvaje y monótona y se acompañaban dando palmadas con las manos y pateando con ritmo en el suelo. al poco rato ya estaban aullando con los ojos en blanco y la rueda deshecha. uno zapateaba vertiginosamente haciendo movimientos inverosímiles con los pies. otro se descoyuntaba la cintura en una danza obscena y lujurioso. el de más allá, con las manos en la barriga, y en un solo lugar, le imprimía al cuerpo, de arriba abajo, un movimiento ondulante, de serpiente, mientras tiraba la cabeza adelante y la volvía a recoger estirando la trompa. un negrazo alto y robusto, desnudo de ombligo para arriba, daba vuelta a grandes zancadas, con los ojos brillantes y bramando como un toro que celara a la vacada. y todos aullaban, se estremecía el campamento como si millones de demonios estuvieran metidos allí. terminaban la fiesta tendidos como troncos. era un montón de carne sudorosa que roncaba con estrépito”.
carlos luis fallas - mamita yunai

 
 
 
costa.png
 
 
 

a mí me gusta pensar en las cosas que tienen en común las personas, más allá de dónde vienen, qué idioma hablan, etc. si uno hubiera visto un culto de pocomía seguro se asusta, porque en las descripciones que yo he leído parece ser un ritual al que uno no estaría acostumbrado entonces probablemente sería un shock cultural. pero a pesar de ese shock, la pocomía y sus rituales tienen algo muy suave y vulnerable, que es tener fé.

la fé es algo que las personas tienen en común.

qué tuanis es tener fé, qué reconfortante, qué...no sé, es un sentimiento de simpatía y humildad con las demás personas.

 
 
costa.jpg
 
 

si algo aprendí de toda esta vertiente espiritual es que la espiritualidad no se vive desde el sacrificio y la pena, sino desde el gozo. y para mí hay algo...no quiero decir que todas las fiestas pueden ser espirituales, pero hay fiestas que sí pueden ser espirituales. creo que a eso apunto yo. 

la fiesta es un espacio que a veces uno lo da por sentado.

cuando digo fiesta me refiero al acto de que la gente se reúne, es de noche, las personas entran en un estado de humildad, de compartir, de hablar. la música es un componente muy importante, en una buena fiesta las personas full entran en una especie de trance. en chivos por ejemplo, hay chivos que uno nada más siente una vara espiritual, y esa vara lo llevo a uno a otro lugar, y algo le mueve, algo le resuelve.

por mi casa hay demasiadas iglesias evangélicas y son un fiestón, ¡son unos chivotes! pegan alaridos y cantan y todo el mundo aplaude; es en serio, las personas necesitamos esos momentos irracionales. yo creo que todas las personas necesitamos eso de alguna manera. algunas personas lo encuentran en la iglesia evangélica, otros en un club. es comunión con gente.

 
 
B.jpg
 
 

me siento demasiado agradecido de poder haber encontrado toda esta información, porque me hace sentir orgulloso de este país; no de su gobierno, sino de toda la diversidad y mezcla que hay acá.