diego van der laat es un gran mentiroso

 
 
diego. foto: roberto d’ambrosio

diego. foto: roberto d’ambrosio

 
 

carta pública para alguna versión de diego van der laat

inspirada en

Tomo II de 666 by DVDL, en el que el narrador se escribe una carta a él mismo y

mandamiento #8 según fórmula catequética.


estimado diego,

el motivo de esta carta es intentar destejer la maraña de ficción en la que me veo sumergida desde que decidimos sacar una nota sobre 666 o 22.

desde el principio:

cuando primero me topé con sus cuentos fue cuando primero fui a satisfactory. mi intención era nada más conocer la tienda, pero fui en quincena de billetera llena y salí de ahí con 22 en mano. la portada de su libro no me gustó tanto entonces la pinté así:

 
 
22.jpeg
 
 

tampoco me gusta mi portada pero por lo menos ahora es conmigo la bronca.

el click genunio entre 22 y yo ocurrió cuando leí “Muñecona”.

muñecona: aquel amigo gótico envuelto en capas y capas de negro, el de rímel chorreado y ceñida oposición a los “mini goths o baby bats”; muñecona con su banda “La Tercera Muerte de Mumm-Ra” escuchando oscar d’león. muñecona escuchando oscar d’león, eso sí que me enganchó.

no soy de recordar o identificarme con personajes de libros, por lo que me sorprendió que me cayera tan bien él. me pregunto ahora si es que caí en la trampa de quererlo porque el cuento está escrito en primera persona y entonces cuando el narrador, que yo pensaba era usted diego, tira que: “Muñecona es mi mejor amigo”, la ingenua lectora que soy cree que en serio en serio este escritor tiene un mejor amigo que se llama muñecona y comienzo a imaginarme a este tal ser y cómo se vestirá ahora y fijo es demasiado buen ride y qué habrá tenido el paquete de la mamá que tuvo que cargar todo el día por la UCR.

usted ya sabe un poco esto de muñecona y yo porque le escribí por instagram en julio de este año:

 
 
instgram.jpeg
 
 
 

de ahí no hablamos más hasta que meses después:

 
 
Screen Shot 2018-10-15 at 11.25.18 PM.png
 
 

antes de reunirme con usted para ver qué podríamos hacer para esta página mía, me leí el Tomo I de 666 en digital. cuando fui a recoger el Tomo II de 666 en físico a su oficina/estudio yo no iba preparada para una entrevista, pero al parecer a usted no le cuesta hablar entonces la entrevista se dio por si sola en este espacio:

 
WhatsApp Image 2018-10-22 at 11.16.11(3).jpeg
 

por si no se acuerda de lo conversado, extractos y comentarios a continuación:

extracto 1: para lucir lo “profesional” que es al dele, lo informada que estoy sobre usted el entrevistado, le pregunto sobre eso que dijo en alguna entrevista que había leído de que los títulos de Reparticiones fueron sacados de la extra: “no, ¿eso adónde lo leíste? me gusta porque no existe”, me respondió usted. yo no me acordaba adónde lo había leído pero luego lo encontré, fue en la nación. le envié screenshot de sus palabras en dicho periódico y usted respondió:

 
 
Screen Shot 2018-10-15 at 10.50.07 PM.png
 
 

extracto 2: hablando sobre 22 me indica que tía fulvia “no existe, nunca existió”.

“¡¿cómo que no existe tía fulvia?!”, grito para mis adentros.

“diay, es ficción, ¿no?” me responde usted cuando le pregunto que “¿por qué mentir así?”.

yo de fijo disimulé demasiado bien el hecho de que para mí, hasta ese momento y a excepción de las partes obviamente ficticias, 22 y 666 eran full, 100%, FOR REAL.

para empeorarme el ride, días después de decirme que fulvia no existe, usted me manda esto:

 
 
 
 

yo ya en plena desconfianza investigo esos tres comentarios que no aparecen en el screenshot y efectivamente descubro que me está tramando, pero ya para este punto no puedo estar tan segura de nada. ¿qué me garantiza a mí que el que comentó en la foto: “no me acuerdo de ninguna tía fulvia???”, no es un personaje más de sus tramas?

extracto 3: “te iba a enseñar el casete de muñecona”, me dijo usted. “¿el qué?”, pregunté yo porque usted habla muy rápido y yo tengo un oído sordo. “el casete. muñecona tiene una banda. por aquí tengo la foto del casete”. usted buscó esa foto del casete en la compu por casi 10 minutos y se rindió con un: “diay, ¿qué se hizo? bueno yo no sé, si lo encuentro te lo paso”.

yo sí le creí eso de que había un casete, más cuando me acordé que en Tomo I de 666 le dedica un canto entero a: “muñecona, siempre derritiéndose”, pero ahora que escribo esto ya ni sé si existe el casete o muñecona.

gracias a esa conversación inicial, gradualmente me contagio de la desconfianza y paranoia que acecha a los personajes de “Clue” la película (que conozco muy bien porque tengo el dvd de la peli desde mis 18 años). sin saber qué creer y qué no creer, paniqueo sobre qué escribir y la única frase que se me viene a la mente, on repeat, es: DIEGO ES UN GRAN MENTIROSO.

(también empiezo a entender mejor esta foto:

 
 
666.jpg
 
 

).

pienso primero en hacerle una página wikipedia sorpresa que se basaría en absolutamente toda cosa autorreferencial que usted ha publicado en libros o redes. si él juega con los medios/lectores, pues los medios/lectores pueden “jugar” con él, pienso yo. pero quién diría que escribir ambigüedades en wikipedia conlleva todo un trámite de referencias e hipervínculos y talleres de edición y aprobación bastante capaces de desmotivar a alguien con intenciones como las mías.

voy a escribir una nota que use solamente el texto del Tomo II de 666, pienso después, porque como es copyleft eso se puede creo. pero eso tampoco funciona porque de las palabras del texto solo me salen cosas como:

Lo alienta,

En apariencia,

El demonio

Sonriente

con la boca semi-abierta.

Lo premia

La abuela,

amigo,

R.

hermano menor,

hermano C.

 

Le siguen

ese grupo:

la quinceañera aterrada,

el padre agresivo,

el guarda de seguridad,

Esa culebra,

las impresoras.

En la puerta

Se le suman:

 “decepcionaste a todos”

“no vas a llegar a nada”.

este ejercicio anterior, sumado a la confusión de no saber qué hacer con tanta información contradictoria, generan un medio colapso ahí que me lleva a elegir mejor lo simple, lo copión: le voy a escribir una nota en formato carta como tira usted en Tomo II de 666, pero con la intención de comunicar algo sincero que dice así:

además del humor que explota a chorros de sus cuentos como aquella desgraciadamente inolvidable imagen de un quinceañero vomitando cantidades infinitas de jugo de naranja y vodka en Tomo II, lo otro que explota a chorros de sus cuentos es el hecho, incómodo y algo en lo personal preocupante, de que aquel recurrente narrador-protagonista que a veces se llama diego, sufre de una no pequeña dosis sumamente pesada y apenas manejable de ansiedad y culpa; de un remordimiento que le “muerde y remuerde” la conciencia y la consciencia hasta sus últimos días eternos en 666.

esta carta es para ese narrador-protagonista (y aquí me imagino de repente que escribo esta carta desde el cielo donde obviamente voy a terminar yo y donde obviamente no existe la mentira ni la ficción y “gratitud” es la emoción del día por los siglos de los siglos), y el punto es agradecerle con honestidad celestial dos cosas:

1) que comparta esas historias, fáciles de leer pero difíciles de absorber, en las que describe los reales y pesados pasados, presentes y futuros temores o traumas muchas veces irracionales, vergonzosos, destructivos y paralizantes que nos sacuden y aíslan a nosotros los humanos.

2) que pese al punto 1, se invente (o no????) a un ser como muñecona.

saludos cordiales,

juliette

p.d. para el lector no diego: puede leer “Muñecona” acá.


 

dónde conseguir los libros mencionados en esta carta:

tal vez retrato de diego dibujado por luciano goizueta.

tal vez retrato de diego dibujado por luciano goizueta.