anama

 

una vez fui a un chivo de una cantautora que se llama Anama. 

(la de esta foto)

 
foto: @   elmalamadre_
 

Anama se llama Anama con el acento donde usted quiera ponerlo. un nombre personalizable. qué bien las mujeres que tienen ese espíritu de colaboración y experimentación. a lo lo mío es tuyo y lo tuyo es mío y todo es de todos y para todos.

Anama me gusta así sin acento, así la conoci y así me suena lindo con mi voz interna. esa vez Anama toca en un espacio íntimo llamado La Burbujita. La Burbujita es un cuarto pequeño pero no mini en un segundo piso de una casa de un barrio con muchos años de existir. tiene pisos de madera, ventanas en 2 de las 4 paredes con vistas citadinas, y 3 puertas (si mal no recuerdo), una de entrada y salida, una para accesar un pequeño balcón hogareño y una no sé adonde lleva o si me la estoy imaginando.

¼ del espacio es la tarima donde ella toca. esa vez somos bastantes personas pero no llenaso, somos un grupo de desconocidos o al menos yo no conozco a nadie, pero todo bien, esa es la magia de los chivos, el unir a desconocidos en un abrazo todo acogedor con la música de cobija.

ella se monta a la tarima que es nada más una gradita más alta que el resto de nosotros no mucho. las luces son de diferentes colores y en general es iluminación de alguien que sabe iluminar bien un chivo.

Anama tiene puesto un vestido largo de mangas largas. es ajustado en la cintura y de ahí flojo para abajo, como acampanado; a mí me encanta es todo lindo y adónde lo habrá sacado porque es como algo que sólo pensé que existía en La Casa de la Pradera o en Heidi.

tiene una guitarra supongo que electroacústica pero esos detalles se me van porque no domino los instrumentos. el vestido es un tono semi oscuro, no negro, creo que era como un verde musgo, o así lo recuerdo. también le recuerdo un sutil bordado de flores pero aquí sí creo que es 99% mi imaginación.

ella tiene el pelo oscuro y no sé si lo tiene suelto o amarrado.

ella empieza a cantar y es como esas ocurrencias que en un abrir y cerrar de ojos se apoderan de todo usted y redefinen su perspectiva de algo que usted ya creía saber. me sorprende, eso es lo que sucede. y entonces entiendo que hasta ahora entiendo lo que realmente puede significar, y el poder que realmente tiene, la palabra SORPRENDER. 

 
foto: @   elmalamadre_
 

ese día me sorprendo porque es la primera vez que en serio hace click la idea de que la música sí puede tener género y que eso es algo bueno. me hace pensar en el racismo. cuando viví en estados unidos por primera vez yo pensaba que para evitar el racismo lo que se hace es ignorar las razas. todos somos totalmente iguales y debo pretender que no veo diferencias. obviamente no es así, la diversidad es algo que hay que celebrar y resaltar, los que nos hace diferentes es lo que nos hace chuzos como humanidad.

igual con la música. el pretender que nunca tiene género, que una mujer y un hombre van a siempre crear el mismo tipo de música es opacar el potencial humano. entonces sí, ese día por primera vez presencio música cantada y tocada y creada por una mujer. 

Anama es mi momento eureka. o sea sí, alguien como Janis Joplin hace mucho expandió mi noción de cómo puede sonar la voz de una mujer cantante. pero también hace mucho alguien como Shakira (y mis respetos a Shakira) me introduce a la voz perdidamente y perpetuamente enamorada que me enamora a los 10 y me desilusiona a los 15.

después de tantas mujeres con sus variaciones de ¿dónde estas corazón? caigo en la peligrosa costumbre de pensar que las mujeres sólo suelen cantar de eso y entonces mis playlists son más que todo cantantes hombres, grupos hombres.

más adelante, tipo los 26 en adelante, descubro voces femeninas mágicas y sanadoras que hablan de espíritu y amor y cosas realmente lindas y voces agresivas y directas que hablan sobre injusticias e indecencias; descubro las voces de grupos y cantantes como La Mala Rodríguez, Amy Winehouse, Passiflora, Chavela Vargas, CocoRosie, Las Sucias y muchas más que tienen un power que enloquece y empodera y conmueve. pero no se por qué es Anama la que me despierta, la que me aterriza en que existe un tipo de música que sólo una mujer, a partir de sus experiencias, su sentir, su pensar, su guitarra y su voz, podría crear.

 
foto: @   elmalamadre_
 

es todo el performance de Anama el que mueve, no sólo sus canciones. mi novio comenta que siente que está viendo un concierto mezclado con una obra de teatro. el comentario de él creo que surge de la honestidad, vulnerabilidad y calma con la que Anama se expresa. por ejemplo al principio del chivo tira, con ese tipo de sinceridad que lo hace a uno sentirse en casa:

"Estoy en un momento de mi vida en que todo me está saliendo super mal. Así está la vara. Por lo menos la música siempre está ahí".

ella nos invita o nos recuerda a verla primero como un ser humano, real y honesto y vulnerable. sobra decir que añoramos personas honestas que muestran también sus vulnerabilidades. tanto taboo hacia estar de un huevo o estar ahuevado ya chau.

y luego empieza el canto.

durante el chivo trato de apuntar alguna de la lírica pero no logro organizarme entre querer escuchar y querer recordar entonces no logro abarcar más que frases dispersas por aquí y por allá que tal vez ni escuché bien como por ejemplo:

 

yo también quise ser un diamante

frágil ilusión

convencida de ser incurable

tu tambor tan lento va cayendo del cielo

la cancion que no tengo porque el canto es libre

 

luego se viene otra canción llamada Feminazi:

"Esta canción habla sobre violencia sexual inconsciente. Evitemos esa vara. Esta canción se compuso de historias de mujeres, de mis amigas. Es una vara que se podría evitar":

 

igualdad es lo que exigen

es mentira que ya existe

si nos ven pensando un poco

 

no recuerdo si esa es de las últimas canciones o si fue que decidí guardar el celular. no recuerdo tanto detalle después de eso. pero sí recuerdo que Anama, con su lírica y sus gestos, con su libertad de expresión y movimiento donde a veces canta de pie y a veces se sienta en el piso, a veces canta bajito y a veces pega un buen grito, me movió toditico el piso.